¿Quieres aumentar la productividad de tu equipo de trabajo?

Trabajar en el escritorio no tiene por qué (y de hecho no debería) provocar dolor de espalda o problemas de visión. Un entorno de trabajo ergonómico y agradable puede prevenir estas dolencias y repercutir positivamente en su salud y eficacia en el trabajo. Vea nuestro ciclo de vídeos y descubra cómo crear un puesto de trabajo perfecto en la oficina o en casa, y explore los principios básicos del trabajo saludable.

Un puesto de trabajo ergonómico es el remedio contra los dolores de espalda, cuello y brazos. Cree un espacio de trabajo cómodo con unos sencillos pasos: 

– Ajuste la altura de la silla, de modo que las rodillas formen un ángulo de 90°.

– Ajuste la profundidad del asiento.

– Ajuste la altura del respaldo.

– Desbloquee el respaldo y ajuste la fuerza de inclinación.

– Ajuste la altura y la posición de los reposabrazos. Los codos deben estar al mismo nivel que el escritorio.

– Ajuste el reposacabezas para que apoye la cabeza.

Vea el breve vídeo y compruebe cómo hacerlo en la práctica.

¿Oficina híbrida? ¿Trabaja desde casa? También puedes idear un puesto de trabajo ergonómico en casa, con el mobiliario que tienes. 

Divide el espacio en cuatro zonas

– administrativas

– de comunicación

– regeneración

– concentración

Esto le ayudará a centrarse en las distintas fases del día, lo que a su vez facilita el mantenimiento de un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal.
¿Y si no dispone de equipos de oficina ergonómicos? Aunque tu escritorio no tenga la opción de regular la altura y tu silla no sea precisamente cómoda, puedes arreglártelas con lo que tienes. Cuando estés sentado, intenta mantener las rodillas en un ángulo de 90°. Cuando trabajes en el escritorio, asegúrate de que el borde superior de la pantalla no esté demasiado bajo.
Si es así, prueba a apoyarlo con unos libros. Si el respaldo de tu silla no ofrece suficiente apoyo para la columna, utiliza una almohada para amortiguar la parte inferior de la espalda.

Sin embargo, tenga en cuenta que ninguna de estas soluciones le garantizará la comodidad y la calidad que proporcionan una silla adecuada y un escritorio regulado.

4 pasos hacia un trabajo saludable
Sólo hay 4 pasos que le separan de un trabajo de oficina saludable. Siga estas sencillas reglas para aumentar su comodidad diaria.

1: Crear un puesto de trabajo ergonómico
Aprovecha al máximo el potencial ergonómico de tu puesto de trabajo. Ajuste el escritorio y la silla a sus necesidades.

2: Cambie de postura
No tiene por qué pasarse todo el día sentado detrás de su escritorio. Cambia de postura: pasa el 50% del tiempo sentado y el 25% de pie. Camina el 25% restante.

3: Vigila tu vista
Una vez cada 20 minutos, levanta la vista de la pantalla del ordenador y mira algún objeto lejano, por ejemplo, detrás de la ventana. Cierra los ojos durante 20 segundos.

4: Haga ejercicios sencillos
Después de pasar mucho tiempo sentado, deje que su cuerpo se relaje un rato.
Abandona tu escritorio, estira la espalda, los brazos y las piernas, y relaja las muñecas. Mira el vídeo y descubre cómo seguir en la práctica las 4 sencillas reglas para tener una rutina saludable en el trabajo.